La calidad de las puertas: Melaminas

Esta entrada es la primera de varias donde repaso las distintas opciones de calidades en frentes y puertas para cocina y baño. También valido para el resto del hogar en cocinas y baños estas calidades determinan en mucho los precios, y la durabilidad de nuestros muebles. En esta primera entrada los acabados de melamina, baratos pero no aconsejables en muchos casos.

Las Melaminas
Con este nombre se reconoce normalmente a los acabados de los muebles que vemos en el hogar y también los muebles de baños y cocinas. Son tableros de microparticulas o también de DM que se recubren con papeles pintados impregnados en resinas melamínicas. Estas resinas han dado nombre al acabado. Cuando son aglomerados que imitan la madera el papel decorativo tiene el patrón de madera y también la forma que es característico de esta maderas. Cuando buscamos calidad necesitamos papeles que sean mas gruesos y que la capa superficial total sea en correspondencia mas gruesa también. Pueden usar papeles con gramajes desde 80 hasta 150 g/M2. El papel que usamos para escribir es por lo general de 80 g/m2.

USO RECOMENDADO: En carcasa y estructuras de los muebles del hogar y las cocinas. En baños cuando estas maderas quedan recubiertas por otras. Cuando los muebles provienen de un fabricante de calidad emplean en las carcasas aglomerados hidrófugo y con un doble melaminado para mucha mas resistencia del tablero.
En muebles del hogar suelen dar buenos resultados y son muy versátiles los acabados y colores que nos ofrecen.
Un detalle de comprador es revisar y preguntar el espesor de los tableros. Los fabricantes usan espesores estándares de 16 mm y 18-19 mm para las estructuras, pero en los frentes se suelen respetar los espesores de 18-20mm para darle mas estabilidad en el tiempo. Cuando las puertas o frentes de cajón son de 16mm es un indice claro de que nos quieren dar gato por liebre.

MAL USO DE LAS MELAMINAS: Este tipo de madera es la mas sencilla y a pesar de eso lo vemos en frentes de muebles económicos dentro del hogar en general, pero también en los muebles de lavabo, cosa que yo personalmente no utilizaría en mi casa.

En cocinas y baños debemos rechazar este acabado para los frentes y laterales expuestos a la humedad y al agua directamente. Son productos baratos para soluciones baratas. Si compramos estos acabados debemos buscar entonces el verdaderamente barato, que no nos moleste tener que repararlo o cambiarlo después de poco tiempo.
¿POR QUE DESCONFIAR? En primer lugar porque la industria siempre quiere bajar los costes y es común que esto ocurra usando materiales mas baratos o directamente menos material. En este caso las melaminas usan cada día papeles de menos gramaje y menos resinas. De esta forma ganan dos veces. El proceso con las resinas melamínicas es lento y al poner menos resina se agiliza. Un buen ejemplo de lo que no debe ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *