No caigas en la trampa de la iluminación del jardín

En todo el comercio lo primero que nos enseñan ahora son las maravillas y novedades de para el jardín. Dentro de esto un aspecto muy novedoso son las nuevas luces LED. Cada luz y en dependencia de donde esté ubicada requiere una protección especifica. Verifica la protección de los elementos de iluminación y disfruta de tu terraza.

En cada caja o envoltorio de un elemento de iluminación viene reseñada la IP que tiene. Esto quiere decir que grado de intemperie soporta y aunque nos puede parecer sencillo si le echas un vistazo a la imagen podrás ver que cada sitio requiere de una protección. La protección siempre es ascendente, o sea que si requiero una IP44 y selecciono una luminaria IP65 la elección es correcta.

En luces LED de muy baja potencia no es un asunto tanto de seguridad como de que la instalación que no es barata sea duradera.

El Sentido Común

Este es un elemento que no siempre se tiene en cuenta y es vital. Se trata de que el agua de lluvia, rocio, etc no entre dentro del mecanismo eléctrico, luminaria, empalme, etc. Las uniones han de ser firmes, las gomas para pasar los cables deben quedar muy cerradas, los agujeros a posibilidad hacia abajo y no en la parte de arriba. Si existen agujeros que nosotros mismos vemos es conveniente sellarlos con silicona o polímero que resista intemperie (uso externo). Los cables nunca deben ir sueltos: deben estar dentro de tubos de PVC que existen de varios diámetros y de muy bajo coste.

El IP de mecanismos y su selección

A la hora de comprar cualquier tipo de mecanismo de exterior o de elemento de iluminación para colocarlo en tu jardín, debes escoger los que mejor protección garanticen frente a los fenómenos atmosféricos, tanto por su índice IP (International Protection), como por el material en el que está fabricado.

Materiales. Los jardines y terrazas sin tejado ni toldo están más sometidos a las agresiones meteorológicas. Los materiales pueden ser PVC, aluminio inyectado o acero inoxidable, que ofrece la máxima resistencia a la humedad.

Grado de protección IP.Es un factor esencial a tener en cuenta al elegir las luminarias para el jardín. Las letras IP identifican al estándar internacional IEC 60529, que clasifica en grados el nivel de protección ante la humedad, los cambios de temperatura o choque térmico, o agentes extraños como el polvo, de los equipamientos eléctricos y electrónicos (iluminación y medidores, entre otros).

Consta de dos números, que indican la protección frente al polvo (el primer número) y al agua (el segundo número). Por ejemplo IP67, donde el primero, en este caso el 6, describe el nivel de protección ante el polvo, y el segundo, el 7, se refiere al nivel de protección frente a los líquidos o la humedad (normalmente agua). Cuanto mayor es el IP, más protegido y seguro es el equipamiento eléctrico o electrónico.

El IP correcto en cada sitio

La gran mayoría de los elementos para iluminación de exterior tienen un IP que varía entre 40 y 67 grados, que garantizan una protección eficaz frente a las inclemencias meteorológicas asociadas al aire libre.

– Un IP23 es suficiente para zonas semicubiertas, por ejemplo aleros o un porche.

– Un IP44 es el grado mínimo de protección que deben garantizar las luminarias que se instalarán al aire libre sin la protección de una cubierta. Comúnmente en paredes, escalones de escaleras

– Un IP68 significa la máxima protección contra inmersiones prolongadas e invasión de cuerpos sólidos. Es el que se exige para luminarias que se quieran instalar dentro de una piscina.

ZONA 1: Ventanas y bajo techos. Aunque no estén expuestos a una caída de agua directa, si que corren riesgo de mojarse con goteos procedentes del tejado. Se recomienda la instalación de luminarias con una Protección mínima de IP23.

ZONA 2: Balizas empotradas en muros. Estás luminarias están más expuestas al agua y además requieren un refuerzo extra a posibles objetos sólidos como polvo o barro. Protección recomendada de IP44.

ZONA 3. Balizas señalizadoras en el suelo. Este tipo de luminarias requieren la máxima protección posible contra la acción del polvo y la tierra además de ser resistente a las posibles pisadas que puedan ocasionarle daños. Además también tiene que tener una muy buena protección contra las filtraciones de agua. Requiere una Protección mínima de IP65.

ZONA 4. Balizas al borde de piscinas o estanques. Luminarias protegidas al máximo contra la acción del polvo y las pisadas y preparadas para inmersiones de agua temporales y no a mucha profundidad (Máximo 15cm). Se recomienda la instalación de luminarias con una Protección mínima de IP67.

ZONA 5. Balizas en el interior de piscinas o estanques. La máxima protección posible. Luminarias resistentes a todo tipo de inclemencias y diseñadas para su instalación sumergidas. Protección recomendada de IP68.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *